SALUD  Y   PROTEÍNAS

 

La carne tiene fama de ser un alimento rico en proteínas de buena calidad a diferencia de los vegetales que contienen menos proteínas y son de mala calidad, esto es lo que han dicho los expertos, de aquí el prestigio que tiene como fuente de proteínas y por esto los médicos, los Ministerios de Salud y de Educación y los dietistas aconsejan su consumo. Además, como el hombre es omnívoro, necesita comer carne. Pero pese a esto que nos han dicho, pregunto: ¿consumir muchas proteínas le produce al hombre salud o enfermedad? Si debemos tener un límite máximo de consumo de proteínas: ¿cómo calcularlo? ¿Es peligrosa una dieta con deficiencia de proteínas? ¿Es cierto que las proteínas animales son de superior calidad que las proteínas vegetales? ¿Es cierto que todos los médicos están de acuerdo de que el hombre debe comer carne? ¿Es cierto que el hombre es omnívoro? A todas estas preguntas, menos la última, voy a contestar en este escrito:

 

PREGUNTA: ¿Consumir muchas proteínas le produce al hombre salud o enfermedad?

RESPUESTA: Los alimentos vegetales contienen agua, hidratos de carbono, grasas, proteínas, fibra, vitaminas, enzimas (si están crudos), minerales y fitoquímicos. Los cinco primeros se encuentran en gran proporción, más del 90 %.

De éstos, los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas son llamados “principios inmediatos”. El hombre debe consumir mucha más cantidad de hidratos de carbono que de grasa y de proteínas y las carnes y los pescados carecen de hidratos de carbono y además no tienen ni fibras ni fitoquímicos.

La leche y los lácteos carecen de fibra y de fitoquímicos.

Aquí voy a hablar solo de los principios inmediatos, de su almacenamiento y de sus efectos, deteniéndome especialmente en las proteínas:

El organismo metaboliza los hidratos de carbono hasta convertirlos en glucosa que los músculos lo almacenan y el hígado lo transforma en glucógeno para almacenarlo y luego transforma el glucógeno de nuevo en glucosa para utilizarla como combustible celular.

El organismo almacena las grasas especialmente en el tejido adiposo que constituye la capa subcutánea de la dermis.

Respecto a las proteínas el organismo las descompone en aminoácidos y luego con ellos vuelve de nuevo a componer proteínas, aunque distintas a las proteínas que descompuso. A diferencia de los hidratos de carbono y de las grasas, el organismo no tiene ningún órgano que tenga la misión de almacenar el exceso de proteínas, por lo tanto el hombre debe tener equilibrio entre las proteínas que entran en su organismo y las que metaboliza, aprovecha y expulsa los desechos que de ellas se forman.

Otra diferencia entre los hidratos de carbono y las grasas respecto a las proteínas es que los hidratos de carbono y las grasas solo contienen carbono, hidrógeno y oxígeno y si se consume demasiados hidratos de carbono o grasas, y el organismo ya ha almacenado bastante cantidad de estos dos principios inmediatos, puede eliminar esos tres elementos químicos en forma de agua (por la orina o por el sudor) y de dióxido de carbono (por los pulmones). En cambio las proteínas contienen además nitrógeno (y a veces también azufre, fósforo o minerales). Por lo tanto hablar de exceso de proteínas es hablar de exceso de nitrógeno el cual en el organismo humano se encuentra formando parte de algunas moléculas como son las proteínas, los aminoácidos, el amoníaco (o el ión amonio), la urea y el ácido úrico, luego consumir proteínas en exceso supone que el organismo tenga exceso de nitrógeno formando parte de esas moléculas, que como es lógico, estarán en exceso, sin que sea capaz de eliminarlas en cantidad suficiente. O sea, si un hombre consume cada día proteínas en exceso, parte será metabolizada y aprovechada, parte será transformada y excretada y parte se acumulará día tras día, bien en forma de proteínas, de aminoácidos, de amoníaco (o de ión amonio), de urea y de ácido úrico. Dicho de otra manera: si un hombre consume cada día proteínas en exceso, será mayor el nitrógeno que entra en su organismo que el que aprovecha y sale, con lo cual cada día acumulará más y más nitrógeno en zonas del cuerpo que la naturaleza no las dotó para almacenar moléculas que contienen nitrógeno. Veamos lo que ocurre con el exceso de nitrógeno contenido en las sustancias mencionadas:

ACIDO  URICO: La existencia del ácido úrico en el organismo es en parte endógena (formada por el propio organismo) y en parte exógena (procedente del exterior).

                   Fisiología normal: Las neuronas (células nerviosas) y las células cardiacas viven durante toda nuestra vida pero las demás, mueren y son renovadas por otras. Por ejemplo, los glóbulos rojos viven de 100 a 120 días y los blancos sólo de 7 a 10 horas. Las células que mueren son degradadas en el hígado produciéndo ácido úrico. Este es el ácido úrico endógeno.

                   El ácido úrico exógeno procede del consumo de alimentos que contienen este ácido y purinas. Parte de las purinas y del ácido úrico contenidos en los alimentos al llegar a los intestinos, por la vena porta pasan al hígado que degrada las purinas en este ácido y el hígado lo vierte a la sangre que, por la vena hepática, pasa a la circulación sanguínea, recorriendo todo el cuerpo, y al pasar por los riñones, lo retiene, pasa a la orina y de aquí es expulsado.

El cuerpo humano elimina una tercera parte del ácido úrico por las heces y dos terceras partes por la orina.

Aumento del ácido úrico endógeno: Sustancias antinaturales o inadecuadas como alcohol, tabaco, medicamentos, vacunas, leche de otros mamíferos, lácteos, aditivos, etc. destruyen nuestras células que el hígado tendrá que degradar y con ello se formará más ácido úrico de lo normal. Luego esas sustancias aumentan la cantidad de ácido úrico endógeno.

Aumento de ácido úrico exógeno: Ya dije que el ácido úrico exógeno procede de los alimentos, y he aquí una tabla del contenido de ácido úrico y de purinas (que el hígado transforma en ácido úrico):

 

                                                                   TABLA   I

                   Contenido de milígramos de ácido úrico y de purinas/100 gramos de alimento

                                                                   Acido úrico Purinas        Suma

Alimentos de procedencia vegetal:

Hortalizas

          Patatas                                                  5

          Tomate                                                10            

          Coliflor                                                50

          Puerros                                               80                                26

          Zanahorias                                           23

Frutas

          Peras                                                     2

          Dátiles                                                 15

Cereales

          Maíz                                                                                          37

Oleaginosas

          Almendras                                           30

Leguminosas

          Garbanzos                                           50                                  93             143

          Lentejas                                              75                                  25             100

 

Alimentos de procedencia animal:

Carnes

          Carne de cordero                                80                                  31             111

          Pollo                                                   92                                  42             134

          Carne de cerdo                                 123                                  61             184

          Carne de vacuno                               136                                145             281

          Pavo                                                 151                                  50             201

Pescados

          Salmón                                              140                                  47             187

          Trucha                                               165                                  63             228

          Sardinas                                            350                                116             466

          Boquerón                                          465                                  78             543

 

Observemos que excepto algunas leguminosas, los vegetales contienen menos ácido úrico y purinas que las carnes y los pescados, luego con una alimentación vegana con consumo moderado o nulo de leguminosas, el hombre produce poca cantidad de ácido úrico exógeno y si además no consume alcohol, tabaco, medicamentos, vacunas, leche, lácteos, aditivos, etc. su organismo forma poco ácido úrico endógeno y no habrá problemas de salud, pero si hace lo contrario, y esto es lo habitual en la sociedad en que vivimos, basada en gran consumo de carne, leche y lácteos, alimentos con aditivos, tabaco, alcohol, vacunas, etc. y en caso de enfermedad, consumo de medicamentos paliativos, y casi todo esto estimulado por la publicidad, uno de los resultados es la formación excesiva de ácido úrico endógeno y exógeno y entonces surgen problemas. Esto se debe a que el ácido úrico es poco soluble en la sangre y si su concentración es pequeña, se mantiene disuelto, pero si aumenta, precipita, es decir se forman cristales de ácido úrico que producen dolor. La Asociación Médica Americana considera que la concentración normal de ácido úrico en la sangre oscila entre 3, 6 a 8,3 mg/dl. Si en el hombre es mayor la cantidad del ácido úrico que entra en él más el que el organismo produce que el que sale, su concentración aumentará y aparece la uremia.  (síntomas de la uremia) Si la concentración de ácido úrico aumenta, como es poco soluble, no se mantiene disuelto y precipita preferentemente en las membranas sinoviales de zonas frías como las de las manos y de los pies. Como el líquido sinovial contenido en estas membranas sirven para lubricar las articulaciones para que los movimientos se produzcan con normalidad, al depositarse en ellas el ácido úrico, produce la inflamación y atrofiamiento de ?????¿¿¿¿ las membranas sinoviales, con lo cual los huesos rozan, produciéndose dolor al moverse. Esto es lo que se llama artritis. La concentración de este ácido en los dedos gordos de los pies produce la gota. La Medicina Alopata trata estas enfermedades con ejercicio, analgésicos, antiinflamatorios, corticoides, cirugía, etc. Otra zona donde precipita el ácido úrico y sus sales, como el urato sódico y el urato amónico es en los riñones produciendo piedras, lo cual se llama litiasis renal. La Medicina Alópata trata esta enfermedad con analgésicos, consumo de mucha agua, litotricia extracorpórea y cirugía.

Lo expuesto muestra que el hombre no está adaptado para consumir grandes cantidades de carne y pescado ya que estos alimentos son los que contienen mayor cantidad de ácido úrico y su exceso origina las enfermedades mencionadas. Cabe preguntarse ¿y los carnívoros, cuya alimentación es la carne, enferman por exceso de ácido úrico? Ellos tienen en sus riñones la enzima uricasa que transforma el ácido úrico en alantoína y esta sustancia la elimina por la orina, en cambio los riñones del hombre no tienen esta enzima.

AMINOACIDOS  Y  PROTEINAS:  Este exceso puede producir daños por su acumulación y daños por su toxicidad:

Daños por su acumulación: Antes de continuar, debo explicar algo de anatomía del aparato circulatorio: la sangre circula por los vasos sanguíneos y estos son las arterias, las venas y los capilares. Estos vasos sanguíneos están recubiertos interiormente por una delgada capa llamada “membrana basal” y que la deben atravesar los glóbulos rojos que transportan oxígeno, la glucosa y otros nutrientes de las células. Las arterias son vasos que nacen en los ventrículos del corazón. Las venas son vasos con paredes menos gruesas y menos elásticas que las de las arterias, que contienen válvulas y que conducen la sangre al corazón. Los capilares son vasos muy finos que unen las últimas ramificaciones de las arterias con los orígenes de las venas.

Veamos ahora donde se almacenan el exceso de proteínas (o de los aminoácidos):

Almacenamiento en las membranas basales de los capilares sanguíneos: El médico alemán Lothar Wendt comprobó que los aminoácidos se acumulan en las membranas basales de los capilares sanguíneos para ser usados rápidamente en caso de necesidad y estas membranas pueden engrosar hasta diez veces su grosor normal. Es aquí en donde en primer lugar se almacenan las proteínas o los aminoácidos si la dieta habitual tiene exceso de proteínas.

Sobre este tema dice el Dr. Federic Villas en Natura Medicatrix de 1982 sobre un trabajo de Lother y Thomas Wendt:

“Las células endoteliales de las paredes internas de los capilares sanguíneos se encargan de que se mantenga correcta la composición de la sangre. Toman de la misma las proteínas que se hayan en exceso, transformándolas en proteínas de depósito (mucopolisacáridos y colágeno) depositándolas en la membrana basal, lo que conduce a que las paredes de los capilares aumenten de grosor.”

Pero esta solución de emergencia crea varios problemas:

Las sustancias que transporta la sangre y que alimenta las células del organismo, como el agua, el oxígeno, la glucosa, etc., como ya dije, deben atravesar la membrana basal y como está más gruesa de lo normal, disminuye su permeabilidad. El paso del oxígeno, glucosa, etc. está sometido a la ley que dice que el tiempo de difusión en atravesar una membrana aumenta con el cuadrado del grosor de su grosor. Estolo comprobó, mediante fotografía, J. M. B. Bloodworth en 1964, en un diabético cuya membrana basal era tres veces más gruesa de lo normal, lo cual quiere decir que el tiempo de difusión en este diabético es nueve veces mayor que en una persona sana, y por lo tanto las células de un diabético reciben, por unidad de tiempo, una novena parte de glucosa y de oxígeno que las células de un hombre sano. Obviamente esto no ocurre pues el organismo del diabético lo resuelve aumentando la concentración de glucosa en la sangre, o sea, apareciendo la hiperglucemia. Sobre este tema dicen los doctores L. y T. Wendt que en la diabetes del adulto la hiperglucemia no es producida por la deficiencia de insulina (lo cual sostienen la mayoría de los científicos) sino por el engrosamiento de la membrana basal. En lo que respecta al oxígeno, el organismo lo resuelve aumentando el número de glóbulos rojos y la cantidad de hemoglobina. Según G. Brehm (Hautveränderüngen bei Diabetes mellitus, aus Diabetes im Bild. Farbwerke Höchst AG, 6230 Frankfurt 80, 1972) y G. Schettler (Die Ätiologie der Arteriosklerose. Der Internist. Heft 11. November 1978) el engrosamiento de la membrana basal explica la formación de placas ateromatosas que originan la arteriosclerosis

 

HIPERTENSION  ROJA  -  RUBEOSIS  DIABETICA

Pero la membrana basal aun puede ser más gruesa, Bergstrand y Bucht tomaron una fotografía que muestra una membrana basal 7 veces más gruesa de lo normal en un enfermo de glomeruloescleritis diabética. Como el tiempo de difusión aumenta con el cuadrado del grosor de la membrana, esta será 49 veces mayor que en el caso de una persona sana, lo cual quiere decir que que por unidad de tiempos´lo se llega al 2 % de la difusión fisiológica de oxígeno y de glucosa de una persona sana. En esta caso el paciente murió debido a la microangiopatía, pues pese a los mecanismos del organismo para solucionar los problemas que origina una membrana basal gruesa, no fueron suficientes para suministrar a las células los alimentos que necesitan para vivir. La legie membrana basal no deja pasar practicamente cantidad alguna de las sustancias nutritivas de la sangre a los tejidos y las células mueren de “hambre”, pasan a un estado de necrosis y necrobiosis.

                   Los capilares del hígado son especiales ya que están formados por unas mallas de fibras reticuladas que pueden atravesarlas las moléculas de mayor tamaño, incluidas las grandes moléculas de lipoproteínas, pasando de la circulación sanguínea a la circulación enterohepática. Cuando en esta mallas comienzan a almacenarse proteínas, se estrechan las mallas con lo cual las pequeñas moléculas de lipoproteínas (HDL) pueden pasar pero las moléculas de lipotroteínas grandes (LDL y VLDL) no pueden pasar tan facilmente como antes, por lo tanto la sangre comienza a acumular lipotroteínas apareciendo las enfermedades de hipertonía esencial, diabetes del adulto e hipercolesterinemia.

                   LAS  ARTERIAS: Según publicó M. D. Haust en

Las moléculas grandes de lipoproteínas y el poco soluble ácido úrico se mezclan con las proteínas depositadas en la membrana basal de las arterias formándose placas ateromatosas y así aparece la arteriosclerosis

???? AUMENTA CON EL CUADRADO DEL GROSOS DE LA MEMBRANA, el paso de esos nutrientes es más difícil y las células reciben menos esas sustancias que necesitan para vivir, enfermedad que se llama microangipatía que es especialmente grave en las células que forman los músculos del corazón ya que origina debilidad cardiaca.

Para contrarrestar en parte este efecto y forzar a los nutrientes de la sangre a atravesar la membrana basal y llegar a las células, aumenta la presión sanguínea y así aparece la hipertensión la cual daña los capilares sanguíneos que son reparados por plaquetas sanguíneas.

3) Las células desnutridas reclamando glucosa producen glucagón y otras hormonas antagonistas de la insulina con lo cual disminuye la insulina en la sangre y el páncreas debe producirla en mayores cantidades lo que produce tendencia a la diabetes.

4) En el hígado y en los riñones la sangre se filtra mal lo cual origina que estos órganos funcionen mal lo que repercute en que los demás órganos también funcionen mal y así todo el cuerpo humano se deteriora.

5) Una de las sustancias que necesitan las células para vivir es el oxígeno y dada la disminución de la permeabilidad de la membrana basal, las células reciben menos cantidad de este elemento del que necesitan y la deficiencia de oxígeno origina cáncer.

Almacenamiento en los glóbulos rojos: Otras proteínas son absorbidas por los glóbulos rojos los cuales aumentan su tamaño, su cantidad y su concentración de hemoglobina, lo cual origina piel rojiza, dando la impresión de salud, lo cual es falso.

Pero esta acumulación de proteínas también causa problemas:

1) Al aumentar los glóbulos rojos de tamaño, su paso por la membrana basal se hace más difícil, que además, como ya dije, es más gruesa de lo normal, y como estos glóbulos transportan oxígeno a las células, éstas reciben menos de lo normal luego el aumento de tamaño de los glóbulos rojos es otra causa de cáncer.

2) Además, el aumento de glóbulos rojos y de su tamaño, origina que la sangre se espese con lo cual el corazón debe realizar un sobreesfuerzo para hacerla circular, y esta es otra causa para que aparezca la hipertensión.

Almacenamiento en las membranas basales de las arterias: Cuando quedan agotas la capacidad de almacenamiento de proteínas en las membranas basales de los capilares y de los glóbulos rojos, las membranas basales de las arterias comienzan a absorberlas y con este almacenamiento aumenta el grosor de las arterias, disminuyendo su diámetro interior, perdiendo elasticidad y volviéndose rígidas, y así aparece la arteriosclerosis. Además en estas arterias aparecen grietas y lesiones que no pueden ser reparadas por plaquetas y por esto el organismo libera lipoproteína 5, que es un compuesto sanguíneo, que funciona como una tirita y también colesterol que protege aun mejor las lesiones y como los depósitos de colesterol no son suficientes para reparar las lesiones, se forma tejido conectivo y capas de ateroma. Si esta capa se forma en las arterias coronarias, el corazón se verá afectado en su funcionamiento y aparecerá el ataque cardíaco o infarto de miocardio. Si se forma en una arteria carótida, afectará al funcionamiento del cerebro y aparecerá el ataque cerebral y si hay rotura de esa arteria se produce la hemorragia cerebral. Si se forma en una arteria renal el riñón afectado dejará de excretar con normalidad los productos de desecho del catabolismo que se acumularán en la sangre y perjudicarán el normal funcionamiento de los demás órganos, afectando especialmente a la médula ósea y al cerebro, pudiendo originar la muerte. Esta enfermedad de los riñones se llama insuficiencia renal que la Medicina Alópata trata con diálisis o con transplante de riñón.

La medicina alópata trata o “evita” los ataques de corazón con bypass, sin embargo Andreas Moritz en su libro Los secretos eternos de la salud dice sobre este tema:

“Un estudio publicado en el New England Journald of Medicine por el grupo de estudio cooperativo sobre la implantación quirúrgica de bypass en las arterias coronarias demostró claramente que la tasa de supervivencia a tres años vista es casi la misma que la de los pacientes que no han sido intervenidos quirúrgicamente.”

Originalmente las arterias son flexibles y su pared interior es lisa y está limpia, pero el engrosamiento de la membrana basal más la captura y depósito en el interior de las arterias del colesterol “malo” que tiene la finalidad de evitar la formación de coágulos sanguíneos, origina que el grosor interior de las arterias disminuya y se vuelvan quebradizas y se inflmen, lo cual tiene la finalidad de destruir las células dañadas y eliminar las que han muerto, y esta inflamación es el comienzo de la arteriosclerosis.

Daños por su toxicidad: Se ha hablado y mucho, y tal vez exagerando de forma interesada, de los daños que ocasionan el exceso de vitaminas pero ¿qué pasa con el exceso de aminoácidos esenciales? De esto apenas se habla o deliberadamente se silencia, también tal vez de forma interesada, y hay uno cuyo exceso origina enfermedades y por el que actualmente los investigadores se están interesando y es la metionina que es un aminoácido que contiene azufre. El cuerpo humano transforma este aminoácido esencial en homocisteína, que es otro aminoácido, este a su vez, se transforma en cistationina la cual da lugar a la cisteína que es un proteína que tiene varios usos:

1) Formar la taurina que regula la sal, controla el agua dentro de las células, estabiliza las membranas celulares, etc.

2) Formar la proteína glutatión que potencia las vitaminas, es un antioxidante que oxida el peróxido de hidrógeno, etc.

3) Formar creatina la cual interviene en el metabolismo de los músculos.

Lo dicho muestra que la metionina y las sustancias que a partir de ella se forman, son beneficiosas, el problema surge cuando el consumo de metionina es excesivo.

Los vegetales suelen tener tres veces menos metionina que los productos animales, o sea, carnes, pescados, huevos, leche y lácteos y entonces es cuando surgen problemas de salud en el hombre producidos por exceso de metionina, lo cual parece indicar que debemos solo consumir vegetales y que los alimentos procedentes de los animales no son adecuados para la especie humana. Según Ana Palencia, Directora de Nutrición de Unilever Bestfoods España, la dosis diaria óptima de metionina es de 0,9 gramos y el consumo medio de la población es de unos 2 gramos, o sea, más del doble, luego vemos que como la población consume en abundancia productos animales, está consumiendo demasiada metionina.

Su exceso en sí no es peligroso, sino lo peligroso es la homocisteína que a partir de ella se forma y su exceso en la sangre se llama “hiperhomocisteinemia”. Según los investigadores la concentración de homocisteína debe ser inferior a 5 micromoles por litro de plasma sanguíneo y su concentración llega a aumentar hasta 30 veces su valor normal. La nocividad de la homocisteína se debe a que es fácilmente auto-oxidable, produciéndose radicales libres que conducen a la formación de trombos que dan lugar a enfermedades circulatorias y que hoy día constituye en los países desarrollados la primera causa de muerte.

La hiperhomocisteinemia no sólo depende del exceso de metionina (que como dije los productos animales la contienen en abundancia) sino de otros factores:

1) Escasez de consumo de ácido fólico y de las vitaminas B-6 y B-12, siendo la escasez de ese ácido quien más influye en la aparición de la hiperhomocisteinemia pues ese ácido y esas vitaminas transforman la homocisteína en otras sustancias. Como la comida basura que impera hoy día en los países desarrollados, tiene pocos alimentos crudos e integrales y muchos cocinados, refinados e irradiados son escasos en ácido fólico y en vitaminas lo cual da lugar a hiperhosmocisteinemia.

2) Medicamentos como metotrexato, fenitoína, etc. debido a que alteran el metabolismo de los folatos (sales del ácido fólico).

3) Se ha comprobado que el café y el tabaco aumentan la hiperhomocisteinemia.

Sobre la influencia de la alimentación la página web de Healthnotes publicó que un experimento mostró que al seguir la dieta vegana (excepta por completo de productos animales) durante sólo una semana disminuyó significativamente la homocisteína.

El Dr. Kilmer McCully (Vascular pathology of homocysteinemia: implications for the pathogenesis of arteriosclerosis, Am. J. Pathol. (1969), 56: pp. 111–128) fue quien primero relacionó, en 1969, la asociación entre hiperhomocisteinemia y el daño vascular, como severas trombosis arteriales y aterosclerosis, y en 1997 publicó el libro La Revolución de la Homocisteína.

El hallazgo del Dr. McCully fue rechazado por la comunidad científica norteamericana que lo acusó de falta de rigor pues su idea revolucionaria chocaba con la idea establecida de que el colesterol era el causante de la arterosclerosis y por esto fue despedido de su empleo como investigador universitario de la Escuela de Medicina de Harvard y Brown, pero pese a la “inquisición científica” tres décadas más tarde, su labor empieza a ser valorada pues últimamente los investigadores están realizando numerosas investigaciones científicas sobre la homocisteinemia. Veamos someramente algunas (entre cientos que se han publicado):

1) En 1992 la revista JAMA (268:877-881) publicó un estudio realizado sobre 15.000 médicos americanos durante 5 años. Los que tuvieron valores mayores de lo normal de homocisteína presentaron tres veces mayor riesgo de sufrir un proceso cardiovascular.

2) Otro estudio realizado con 600 enfermos noruegos mostró que las cardiopatías, los infartos de miocardio y las muertes estaban relacionadas con concentraciones elevadas de homocisteína en la sangre.

3) Un estudio realizado con hombres de mediana edad de 11 países mostró que el riesgo de mortalidad por arteriosclerosis cardiovascular aumenta al aumentar la concentración de homocisteína en un determinado país.

4) Una investigación auspiciada por el Nacional Institute of Aging (Seshadri S., Beiser A., Sehub J. et at. Plasma homocysteine as a risk factor for demencia and Alzheimer´s disease. New Engi J Med 2002;346:476-483) mostró que la homocisteinemia es un factor de riesgo para padecer demencia y enfermedad de Alzheimer.

5) El número de octubre de 2002 de Stroke publicó que la hiperhomocisteinemia está relacionada con riesgo de accidente vascular cerebral, demencia vascular y enfermedad de Alzheimer.

6) La revista The New England Journal of Medicine (24 julio 1997:230-236) relaciona la concentración de homocisteína con la mortalidad de 587 pacientes (cuya evolución fue seguida a lo largo de unos seis años) que tuvieron enfermedad coronaria confirmada por angiografía.

Por otra parte, y sorprendentemente, pese a que existe una gran propaganda organizada por las autoridades sanitarias de que el colesterol es el causante de las enfermedades circulatorias basada en que las placas que se forman en las arterias contienen colesterol y que estas placas impiden e incluso obstruyen la circulación de la sangre lo cual da lugar ataques cerebrales, coronarios y pulmonares, las investigaciones que aparecen en las revistas científicas no muestran de forman contundente que las personas con exceso de colesterol en la sangre padezcan esas enfermedades y por el contrario existen personas con escaso colesterol en la sangre y sufren enfermedades circulatorias, lo cual no era previsible si se cree que el colesterol es el causante de las enfermedades circulatorias.

Estos hechos unidos a la abundante literatura científica que muestra la relación entre exceso de homocisteína y enfermedades circulatorias y otras enfermedades como la de Alzheimer ha originado que científicos (cada día más numerosos) abandonen la teoría del colesterol y acepten la de la homocisteína.

AMONIACO  Y  DE  UREA:  El cuerpo humano lo produce en dos órganos: en el intestino grueso y en el hígado.

En el intestino grueso: Las proteínas contenidas en los alimentos, ya sean vegetales o animales, en este órgano, son transformadas en otras sustancias y parte de ellas llegan al intestino grueso donde determinadas bacterias de la flora intestinal que se encuentran en este órgano las descomponen en amoníaco y parte de él, por la vena porta, pasa al hígado.

Si el consumo de proteínas es pequeño, el pH en el intestino grueso se mantiene ácido y como la acidez estimula los movimientos peristálticos de este órgano, las heces avanzan fácilmente y no surgen problemas.

Pero si el consumo de proteínas es grande, lo cual se consigue fácilmente consumiendo carne con frecuencia, las bacterias que descomponen las sustancias procedentes de las proteínas, producirán mucho amoníaco. O sea: al aumentar el consumo de proteínas, aumenta la producción de amoníaco y aumenta el pH de las heces, y este aumento del pH no estimula los movimientos peristálticos con lo cual las heces avanzan con dificultad y lentitud y cuanto más tiempo estén en el intestino grueso, más agua pierden y cuanta más agua pierdan mas se endurecen, por lo tanto, el exceso de proteínas produce estreñimiento, además como la presión en el intestino grueso aumenta a lo largo del intestino grueso, se pueden producir divertículos que si se inflaman aparece la diverticulosis.

Además, en medio ligeramente ácido (pH próximo a 6) del intestino grueso se desarrolla la flora intestinal normal y si es básico (pH mayor de 7) la flora intestinal se altera, lo cual se llama “disbiosis” y ello facilita la aparición de varias enfermedades y además en medio básico (originada por el amoníaco procedentes de las proteínas) transcurre la putrefacción intestinal la cual produce hiperpermeabilidad intestinal con lo cual moléculas y microbios que no deben salir del intestino grueso, pasan al plasma y a la sangre, pudiendo originar alergias alimentarias, autismo, esquizofrenia, artritis, etc.

Veamos algunas declaraciones sobre la putrefacción intestinal:

Dr. German Alberti: “La putrefacción intestinal y el estreñimiento son la causa común de enfermedades muy diversas, como anemia, decaimiento, dolores de cabeza, colitis, artritis, lupus eritrematoso y otras enfermedades autoinmunes, amigdalitis, apendicitis, acné, alergias de todo tipo, osteoporosis y  tumores... en especial los de tipo cáncer.”

Dr. Kellogg: “Que la carne aumenta enormemente la putrefacción intestinal es un hecho que no admite discusión.”

Dr. Elias Metchnikoff, Director del Instituto Pasteur y premio Nobel de Medicina en 1908: “Hay una estrecha relación entre la arteroesclerosis y el estreñimiento o la putrefacción intestinal.”

Dr. Zabel: “La putrefacción intestinal crónica es, siempre, un estado de precancerosis.”

3) Sobre el pH de las heces el Journal of the Royal Society of Medicine, volumen 78, de marzo de 1985, publicó un artículo de los doctores Scott L. Samelson, Richard L Nelson y Lloyd M. Nyhus titulado Protective role of faecal pH in experimental colon carcinogenesis en el que hacen referencia a otros estudios científicos y que aparecen en la siguiente tabla:

 

                                                TABLA  II

 

Referencia                                Población                                          pH de las heces

 

McDonalds 1978                     Adventistas 7º Día (bajo riesgo)         6,5 +- 0,6

                                                Control                                              6,7 +- 0,6

                                                Enfermos con cáncer de colon           7,0 +- 0,6

 

Malhotra 1982                         Indios del norte (bajo riesgo)             6,5 +- 1,0

                                                Indios del sur (alto riesgo)                  7,8 +- 1,0

 

Pietroiosti 1983                        Enfermos sin cáncer                           6,6 +- 0,44

                                                Enfermos con cáncer de colon           8,0 +- 0,44

 

Esta tabla muestra que las personas no cancerosas tienen heces ácidas (es de destacar que entre los adventistas del 7º día está muy extendido el vegetarianismo) mientras que los enfermos con cáncer de colon o con alto riesgo de cáncer tienen heces básicas. Luego podemos deducir que el consumo excesivo de proteínas (que aumenta el pH de las heces debido a la formación de amoníaco) puede originar cáncer, especialmente de intestino grueso que supone el 15 % de todos los cánceres en el mundo

En el hígado: Este órgano, además de recibir amoníaco por la vena porta, enlaza los aminoácidos para formar proteínas y en esta formación se produce amoníaco como subproducto el cual lo transforma en urea y que igual que al ácido úrico, lo vierte a la sangre, saliendo por la vena hepática y al pasar por los riñones, retienen la urea que pasa a la orina y de aquí es expulsada del cuerpo. Si el hígado y los riñones funcionan bien, la urea no suele causar problemas, pero si estos órganos están enfermos, aparecen complicaciones. Así, por ejemplo, en el caso de que en el hígado exista cirrosis o hepatitis, el amoníaco no lo transforma en urea y pasa a la sangre, aumentando su concentración con lo cual aumenta su concentración en el líquido cerebroespinal lo cual da origen a temblores y trastornos mentales. El amoníaco afecta especialmente al cerebro, originando la encefalopatía hepática enfermedad mental que se manifiesta como cambios de conciencia, comportamiento  y personalidad.

La urea es la única sustancia que procede de las proteínas que no crea problemas en el hombre si los riñones funcionan bien. Si la dieta contiene gran cantidad de proteínas, el hígado transformará mucho amoníaco en mucha urea y el hígado y los riñones tendrán que trabajar en exceso lo cual puede terminar en que los riñones enfermen y sean incapaces de retener la urea con lo cual la sangre tendrá exceso de esta sustancia y como ya dije, aparece la uremia que consiste en exceso de sustancias nitrogenadas y cuyos síntomas son orina escasa, fatiga, confusión, piel pálida, pulso rápido, boca seca, sed, etc. esta enfermedad se puede complicar y producirse insuficiencia renal aguda, también llamada necrosis tubular aguda. La Medicina Alópata trata esta enfermedad con diálisis o con transplante de riñón.

Lo expuesto muestra los inconvenientes de consumir diariiamente gran cantidad de proteínas pues el nitrógeneno se almacena en el cuerpo humano. Sobre las dietas con excesivas proteínas y deficientes de hidratos de carbono, dice el Dr. Andreas Moritz en su libro Los secretos eternos de la salud:

“Las dietas Atkins y South Beach de elevado contenido proteíníco y bajas en hidratos de carbono, gozan de una increíble popularidad, pero tienen el grave efecto secundario de matar de hambre a las personas al obstruir sus vasos capilares y arterias con las proteínas sobrantes y reducir su ingesta de combustible a través de los hidratos de carbono. Sin duda, esto puede hacer que una persona pierda peso, pero no sin dañar también sus riñones, su hígado y su corazón. Tanto el doctor Atkins, quien falleció víctima de la enfermedad coronaria y la obesidad, como el ex-presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, un fiel seguidor de la dieta South Beach y portador de un cuádruple bypass coronario. Millones de norteamericanos van por el mismo camino.

Un estudio de científicos escoceses, publicado en la revista Applied and Environmental Microboilogy, examinó las repercusiones del seguimiento prolongado de una dieta de adelgazamiento excepcionalmente baja en hidratos de carbono en la salud del intestino. Los investigadores del Rowett Research Institute de Aberdeen hallaron que llevar un régimen bajo en hidratos de carbono durante un tiempo prolongado puede tener un efecto adverso en las poblaciones bacterianas del intestino, que producen una sustancia beneficiosa denominada butirato, que es importante para mantener el intestino salo y prevenir el cáncer colorrectal. Por fortuna, últimamente las dietas bajas en hidratos de carbono han perdido popularidad al demostrarse que este método comporta un mayor riesgo, para sus seguidores, de obstrucción de las arterias, de infarto de miocardio y tal vez también de cáncer colorrectal.”

Para diagnosticar la probabilidad de enfermedad cardiaca, la medicina convencional acude al contenido de colesterol “malo”. Sin embargo la mitad de las personas que han padecido un ataque de corazón tenía una concentración de colesterol normal. Luego este análisis no es fiable. La proteína C-reactiva la produce el hígado para responder a la reacción inflamatoria del sistema inmunológico y mide la presencia e intensidad de la inflamación de los conductos sanguíneos. Este análisis sí permite predecir que personas pueden tener un infarto de miocardio o un derrame cerebral. Sin embargo tener concentración grande de proteína C-reactiva puede deberse a otras causas como cuando una persona combate un resfriado o una gripe.

Sabido es que las mujeres, en promedio, viven más que los hombres, en promedio, pero no es tan sabido que en los países desarrollados los hombres  de 30 a 40 años tienen seis veces más probabilidades de morir de un infarto de miocardio que las mujeres de la misma edad. ¿A qué se debe esto? Pues a que las mujeres con la menstruación eliminan el exceso de nitrógeno de su alimentación con exceso de proteínas mientras que los hombres almacenan ese exceso de forma peligrosa y que termina con sus vidas. Cuando a la mujer que tiene la dieta abitual de los países desarrollados, basada en un gran consumo de proteínas, se le retira la menstruación, empieza a acumular nitrógeno en su organismo, igual que un hombre, y comienza a tener problemas circulatorios equiparables a los de los hombres, y cuanto antes comience la menopausia, antes empieza los infartos de miocardio. Los sofocos y el enrojecimiento de la cara que aparece con la menopausia son causados, en parte, porque ya no pueden expulsar el nitrógeno que hasta entonces expulsaban con la menstruación.

.

PREGUNTA: Creo que quedó claro que debemos tener un límite máximo de consumo de proteínas, pero ¿cómo calcularlo?

RESPUESTA: La dosis correcta de proteínas es un tema que ha originado debate entre los especialistas y aun no han llegado a un acuerdo. El primero que estableció la cantidad óptima que un hombre debe consumir diariamente fue el Dr. Carl von Voit (1831-1908) en 1901, que la fijó en 118 gramos diarios de proteínas. Su contemporáneo el Dr. Russell Henry Chittenden (1856-1943) criticó severamente la conclusión de Voit pues argumentaba que tantas proteínas eran nocivas para los riñones.

Sobre este tema publicó la Alternativa Vegetariana:

“R. H. Chittenden, un profesor de Química Fisiológica de la Universidad de Yale, fue abucheado en 1900 al sugerir que los defensores de una dieta muy proteica estaban totalmente equivocados. Este profesor hablaba por experiencia personal. Cuando contaba 44 años se encontró con muy poca salud. Sufría alteraciones en la vesícula, dolores de cabeza y rigidez en la articulación de la rodilla. Experimentó consigo mismo a base de una dieta baja en calorías y con 40 gramos diarios de proteína. Al cabo de un tiempo observó resultados positivos: desaparecieron todas sus dolencias físicas, perdió 10 Kg de exceso de peso y aumentaron sus capacidades mentales y físicas. Nunca llegó a ser vegetariano, pero comía poca carne y continuó con esta dieta hasta su muerte a los 87 años. Sostuvo durante el resto de su vida que la cantidad óptima diaria de proteínas era de 35 a 50 gramos. Chittenden organizó además ciertos experimentos con atletas de la Universidad de Yale y personal militar, y los datos le convencieron de que no era bueno para la salud sobrepasar los 50 gramos.”

Para deducir la cantidad óptima de proteínas tenemos dos datos que podemos considerar objetivos: uno es la cantidad de proteína que contiene la leche de mujer y otro la cantidad de proteínas que diariamente consumen los centenarios.

PROTEÍNAS  DE  LA  LECHE  DE  MUJER: Sobre los principios inmediatos de la leche de mujer, en la bibliografía que he consultado he encontrado datos no del todo coincidentes, existiendo pequeñas variaciones y he optado por los datos que expone la Universidad de Wisconsin-Madinson donde consta que contiene 1,0 % de proteínas, 4,4 % de grasas y 6,9 % de hidratos de carbono. El resto, o sea el 87,6 % es casi todo agua y pequeñas cantidades de vitaminas, minerales, enzimas y hormonas. Comparando la leche de mujer con la de los demás mamíferos resulta que es la que menos proteínas contiene, dato que creo deberían considerar los que creen que debemos consumir muchas proteínas.

¿Por qué la leche de los demás mamíferos contiene más proteínas? Esto se debe a que ellas sirven para la formación y conservación de los tejidos y a mayor cantidad de proteínas en la leche, con más rapidez se forman los tejidos y por lo tanto es más rápido el crecimiento del animal. Esto ocurre por ejemplo, con lechones, potros, baifos, terneros, etc. cuyo crecimiento es muy rápido si lo comparamos con el de los niños, y la duración de la vida de todos esos mamíferos es mucho menor que la del hombre. Lo dicho aparece en la siguiente tabla:

 

 

                                                TABLA   III

         

Mamífero                                 Días en duplicar                                 Duración     Proteínas     Hidratos

                             el peso el recién nacido                      de la vida

Oveja                                                         10                                  10 - 15        5,3              4,7

Cabra                                                         19                                  12 – 15       3,7              4,8

Vaca                                        47                                  20 – 25       3,3              4,8

Yegua                                                         60                                  40 – 50       2,2              6,2

Mujer                                                         180                                100 – 150   1,0              6,9

 

O sea que en general, a mayor cantidad de proteínas en la leche, más rápido crecimiento del mamífero y menor duración de su vida. La especie humana, por contener la mujer tan pocas proteínas en su leche, los bebés son muy lentos en crecer y por esto la especie humana es la más longeva entre los mamíferos.

Por contener la leche de mujer 1,0 % de proteínas, los alimentos que contengan aproximadamente esta proporción, deberíamos considerarlos adecuados para el hombre. Las carnes y los pescados contienen entre el 15 al 22 % de proteínas. Los champiñones contienen 2 % y entre los alimentos oleaginosos hay grandes diferencias, ya que las aceitunas contienen 2 % y las almendras 18,6 %. En los cereales oscila entre 7,5 % el arroz integral y 12,3 % el trigo integral. En las leguminosas varía desde 6,7 % los guisantes hasta 35 % la soja. Las hortalizas varía desde 0,4 % el pepino a 2 % las patatas y las frutas varía desde 0,2 % la manzana a 1,2 % la frambuesa, siendo estos grupos de alimentos los que menos proteínas contienen. Por último las algas varían desde el kombu con 6,9 % hasta la nori con 29 %.

Estos datos muestran que las frutas y las hortalizas (que son los alimentos que contienen menos proteínas) son los que más se asemejan a la leche de mujer, en su contenido de proteínas, y por lo tanto se muestran como los más adecuados para el hombre, los cereales, las algas y los oleaginosos son alimentos ricos en proteínas y los alimentos que contienen más proteínas, como son la mayoría de las leguminosas, las carnes y los pescados, debemos considerarlos como peligrosos (si se consumen en exceso) por poder originar las enfermedades que antes expuse.

Luego, prácticamente, comamos lo que comamos, no nos debemos preocupar de tener deficiencia de proteínas y si una persona que come carne decide hacerse vegetariana o vegana no debe pensar que las proteínas que antes comía de la carne debe sustituirlas por proteínas vegetales y por ello debe comer muchas leguminosas pues se seguiría acumulando nitrógeno en su organismo en forma de aminoácidos, proteínas, ácido úrico, urea y amoníaco y ello, como ya expuse, origina enfermedades.

PROTEÍNAS  DE  LA  DIETA  DE  LOS  CENTENARIOS: El otro dato que podemos considerar objetivo es la dieta de los centenarios. Ha sido muy estudiada por investigadores las dietas de los hunzas que viven en Paquistán y la de los ancianos de Vilcabamba, pueblo de Los Andes.

El médico paquistaní S. Majsood investigó la dieta de 55 varones adultos hunzas y halló que consumían diariamente 50 gramos de proteínas.

Un censo de 1971 mostró que de los 819 habitantes de Vilcabamba, 9 eran centenarios y en 1976 el más anciano, Agustín Reinoso, tenía 138 años. El Dr. Guillermo Vela expuso que el consumo diario de los ancianos de Vilcabamba oscilaba de 35 a 38 gramos de proteínas al día.

Según datos del Ministerio de Agricultura, en 1978 el consumo de proteína de los españoles fue de 95 gramos por día que es muy superior al consumo de proteínas de los ancianos de Vilcabamba (de 35 a 38 gramos por día) y de los hunzas (50 gramos por día).

Durante la guerra de Corea (1950-1953) fueron examinados los vasos sanguíneos de soldados muertos (con un promedio de 22 años). Los de los coreanos presentaban un estado normal, en cambio aparecieron obstruidos casi el 80 % de los vasos sanguíneos de los 200 norteamericanos examinados. Por supuesto que los soldados coreanos tenían una alimentación básicamente vegana (y por lo tanto escasa en proteínas) mientras que el pueblo norteamericano es uno de los que más carne consume en el mundo (y por lo tanto con abundante proteínas), consume (dato de 1968) un promedio de 109 Kg de carne al año. No tengo datos de Corea pero sí de países próximos con una alimentación parecida como China donde el consumo es de 17 Kg al año (dato de 1964-66) y en Japón de 13 (dato de 1968).

Si casi el 80 % de los jóvenes que consumen muchas proteínas tienen obstruidos los vasos sanguíneos, ¿tiene sentido que nos extrañemos que personas con más edad que comen mucha carne tengan hipertensión, arterosclerosis, etc. y enfermen y mueran de infarto de miocardio, ataque cerebral, insuficiencia renal, cáncer, etc.?

Y una pregunta al lector: ¿la cantidad de proteínas que diariamente consume se aproxima a la de los centenarios o al promedio de los españoles y de los norteamericanos?

Luego la dieta con cantidad moderada de proteínas (de 30 a 50 gramos al día), como es la vegana con consumo moderado o nulo de leguminosas, es más sana que la dieta con exceso de proteínas (más de 50 gramos al día), como es la dieta habitual en los países desarrollados.

Ya expuse el buen estado de los vasos sanguíneos de los soldados coreanos y el mal estado de los vasos sanguíneos de los soldados norteamericanos y ahora veamos la salud de los habitantes de Okinawa (Japón): El Dr. Jorge D. Pamplona en su libro Nuevo estilo de vida ¡Disfrútalo! hace refencia a un artículo publicado en 1946 por P. E. Steiner en la revista científica Archives of Pathology  titulado Necropsies on Okinawans. Anatomic and pathologic observations, donde dice:

“Los habitantes de la isla de Okinawa llevaban una dieta a base de vegetales (cereales, frutas y hortalizas). Su longevidad y su fertilidad, así como la ausencia de enfermedades degenerativas, especialmente de cáncer, ya había llamado la atención de los investigadores.

Durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de médicos militares realizaron una serie de autopsias a los nativos de esta isla muertos en la contienda, y pudieron comprobar que incluso en individuos de edad avanzada, no había tumores, ni signos de arterosclerosis (endurecimiento de las arterias), ni de artrosis, ni de otras enfermedades degenerativas.”

El Dr. Andreas Moritz en su libro Los secretos eternos de la salud expone este caso:

“Un grupo de médicos e investigadores de la Universidad de Harvard examinó a 400 personas de una aldea perdida de las montañas de Ecuador y se sorprendió al observar que salvo dos hombres, ninguno de los habitantes de más de 75 años de edad, incluidos todos los centenarios y un hombre de 121 años, mostrara algún síntoma de enfermedad coronaria. Todas esas personas eran completamente vegetarianas. El examen de personas de grupos de edad similares en Estados Unidos revelaría normalmente una incidencia de 95 % de la enfermedad coronaria.”

En nuestra sociedad los grandes hospitales se quedan pequeños ante la avalancha de enfermos que en ellos entran y las listas de espera es de meses y las autoridades sanitarias, los colegios de médicos, las asociaciones de enfermos, los sindicatos y en general la sociedad, ante el aumento constante de enfermos proponen como “solución” construir más y más hospitales y contratar más y más médicos alópatas, enfermeros, etc., originando una sangría económica para la sociedad y un gran negocio para los que viven de las enfermedades, pero no se opta por disminuir el consumo de proteínas para que se asemeje a la cantidad de proteínas que consumen los centenarios.

He conocido a muchas personas con deficiencias de hierro, de magnesio y de ácido linoleico pero ni a una sola que un análisis muestra la deficiencia de algún aminoácido esencial. Una dieta que proporcione 30 gramos de proteínas al día para un hombre de unos 70 kilos está bien, pero en los países desarrollados se triplica esta cantidad lo cual explica que gran parte de la población enferme de las enfermedades que origina el exceso de proteínas.

En conclusión, tengamos como referencia la cantidad de proteínas de la dieta de los centenarios y la de la leche de mujer que es de 1,0 %, por lo tanto, si un alimento tiene más de 1,0 % debemos considerarlo rico en proteínas y si tiene menos pobre pero sin que esto suponga que lo debamos excluir de nuestra dieta, por lo tanto la mayoría de los vegetales tienen bastantes proteínas y por esto no debemos preocuparnos por si nuestra dieta es deficiente en proteínas.

 

PREGUNTA: ¿Es peligrosa una dieta con deficiencia de proteínas?

RESPUESTA: A lo largo del siglo XX los países desarrollados haa pasado de consumir unos 10 kilos de carne al año por habitante a unos 100 y así sustituyeron una dieta donde había equilibrio entre el nitrógeno que entraba en el organismo humano y el que salía por otra en la que hay más nitrógeno que entra que el que puede salir y el exceso, como ya expuse, se almacena en forma de ácido úrico, aminoácidos, proteínas, amoníaco y urea, produciendo putrefacción intestinal, estreñimiento, cáncer, diabetes, enfermedades circulatorias, hepáticas, renales, etc. hoy día muy frecuentes y que como los médicos alópatas no se preocupan de eliminar el exceso de nitrógeno, no las curan y se contentan con tratarlas con paliativos. Si se sustituye esa dieta por otra que no contenga nada de proteínas, el organinismo podrá eliminar el exceso de nitrógeno y se producirá la curación. Esto es lo que ocurre durante el ayuno y explica que sea una terapia eficaz para casi todas las enfermedades pues el nitrógeno acumulado en las membranas basales de los conductos sanguíneos y en los glóbulos rojos en forma de proteínas o de aminoácidos, en las membranas sinoviales y en los riñones en forma de ácido úrico, en la sangre en forma de urea y en forma de amoníaco en el intestino grueso, sangre y líquido cerebroespinal el organismo lo elimina a través de las heces y de la orina produciéndose la curación.

También es eficaz la dieta líquida que consiste en tomar una fruta como único alimento durante semanas y se ha mostrado especialmente eficaz la cura de uvas que ha curado a cancerosos, como Johanna Brandt que se curó de cáncer de estómago con seis semanas de cura de uvas y que escribió un libro sobre este tema.

Los doctores Edouard Bertholet, Otto Buchinger y muchos otros han escrito libros de ayuno y lo han prescrito a sus pacientes y así los curaron de enfermedades que originan el exceso de nitrógeno y de otras muchas y que la medicina alópata, que presume de ser “cientáifica” declara incurables.

Además de ser el ayuno un tratamiento terapéutico, es un práctica espiritual y ayunadores fueron Jesús, Gandhi, el papa León XIII y todos los grandes santos.

El Dr. James McEachen anotó el resultado de 715 enfermos a los que trató con ayuno, desde agosto de 1952 hasta marzo de 1958. Los resultados los registró en su sanatorio de Escondido, en California. Algunos enfermos sólo ayunaron unos pocos días y por lo tanto no obtuvo mejores resultados, que fueron estos:

 

Enfermedad                             Enfermos                        Casos                 Casos que no mejoraron

                                                                                      que mejoraron

                                                                                      o curaron

 

Tensión arterial alta              141                                  141                                  0

Colitis                                      88                                  77                                11

Sinusitis                                    67                                  64                                  3

Anemia                                    60                                  52                                  8

Hemorroides                            51                                  48                                  3

Artritis                                     47                                  39                                  8

Bronquitis                                42                                  39                                  3

Enfermedades renales               41                                  36                                  5

Tumor benigno                         38                                  32                                  6

Cardiopatías                            33                                  29                                  4

Asma                                       29                                  29                                  0

Úlceras                                    23                                  20                                  3

Fiebre de heno                         19                                  17                                  2

Bocio                                       11                                  11                                  0

Piorrea                                       8                                    6                                  2

Cálculos biliares                        7                                    6                                  1

Cáncer                                       5                                    5                                  0

Esclerosis múltiple   4                                    3                                  1

Cataratas                                   4                                    3                                  1

 

 

En conclusión, la dieta con ninguna proteína (el ayuno) o con muy poca (la dieta líquida) aplicada durante cierto tiempo, no solo no es peligrosa sino que es un eficaz tratamiento para curar a enfermos que tienen exceso de nitrógeno en su organismo.

 

PREGUNTA: ¿Es cierto que las proteínas animales son de superior calidad que las vegetales?

RESPUESTA: Los “expertos” hablan de la calidad de las proteínas (llamada también “valor biológico”) y consideran que las proteínas son de buena calidad si contienen los nueve aminoácidos esenciales y en cantidades suficientes. Las proteínas animales tienen esta característica, por eso dicen que son de buena calidad y en cambio las proteínas de los vegetales suelen tener deficiencia de algún aminoácido y por esto las concideran de mala calidad. Así, por ejemplo, el arroz es escaso en el aminoácido lisina, y por lo tanto se considera que tiene proteínas de mala calidad.

Sobre la calidad de las proteínas diré en primer lugar que si admitimos que las proteínas animales son superiores a las vegetales se me ocurre estas preguntas: ¿los carnívoros y los omnívoros tienen la buena suerte de que la naturaleza los dotó para alimentarse con proteínas de buena calidad y los herbívoros tienen la mala suerte de que la naturaleza los dotó para alimentarse con proteínas de mala calidad? ¿Debemos compadecer a los herbívoros por su mala suerte? ¿No resulta esto extraño? Por otra parte, esta mala suerte de los herbívoros ¿en qué se manifiesta? ¿La salud de los herbívoros es inferior a la de los carnívoros y a la de los omnívoros? Al no encontrar respuestas satisfactorias a estas preguntas, concluyo que es absurdo hablar de calidad de proteínas. Podrá hablarse de proteínas completas e incompletas pero sin que ni siquiera pueda argumentarse que las incompletas causen problemas, al menos yo, hasta ahora, que soy vegano y conozco a muchos veganos, no he encontrado a ninguno que haya estado enfermo y me haya mostrado un análisis en el que conste deficiencia de algún aminoácido esencial. En conclusión, para mi la calidad de las proteínas es una falacia. Pero examinemos las diferencias entre las proteínas animales y las vegetales:

Las proteínas están formadas por aminoácidos y las moléculas de proteínas de origen animal son mucho más grandes que las moléculas de las proteínas vegetales y por lo tanto el organismo tiene que romper más enlaces para descomponerlas en aminoácidos y por esto su digestión es más pesada que la digestión de las proteínas vegetales que son más sencillas.

Ya expuse las fatales consecuencias del exceso de metionina, aminoácido esencial que es tres veces más abundante en los productos animales que en los vegetales y por lo tanto consumiendo gran cantidad de proteínas animales se consigue este exceso.

Las proteínas solas, ya sean animales o vegetales, muy pocas veces las consume el hombre. Lo que come es un bistec, un solomillo, un trozo de jamón, un pescado, una zanahoria, un poco de arroz, etc. y aquí no solo hay proteínas sino además, hidratos de carbono, grasas, fibras, toxinas, enzimas, vitaminas, minerales, etc. y todo ello influye en el estado de salud. O sea, ninguna o pocas veces se consume proteína pura, por lo tanto hay que hablar de las proteínas pero teniendo en cuenta las sustancias que la acompañan. Veamos algo de esto:

Las proteínas animales contienen toxinas que tienen dos procedencias: 1) Unas toxinas proceden del catabolismo que producen todas las células animales y que se encuentran en la sangre, como urea, amoníaco, ácido úrico, etc. y que el animal no pudo eliminar antes de que lo mataran. 2) Otras toxinas se forman a partir de la muerte del animal ya que entonces comienza su putrefacción y se forman toxinas como cadaverina, putrescina, tomaína, etc. por supuesto que los procesos al que se somete la carne y el pescado, especialmente su conservación en frío, disminuyen la putrefacción pero eso no evita la formación de esas toxinas, aunque sea en pequeña cantidad. En cambio las proteínas vegetales ni producen desechos ni se pudren, luego están libres de toxinas, aunque algunas contienen ácido úrico y ácido oxálico.

Sobre este tema dice Andreas Moritz en su libro Los secretos eternos de la salud:

“... El proceso de putrefacción da lugar a la generación de los venenos de la carne: cadaverina, putrescina, aminas y otras sustancias altamente tóxicas. Estos venenos empiezan a actuar como agentes patógenos (factores causantes de enfermedades) en el organismo. Muchos de ellos van a parar al sistema linfático, provocando una congestión de la linfa y la acumulación de líquido y grasa, primero en la parte central del cuerpo y, finalmente, en el conjunto del mismo. Puesto que los restos de la carne no digeridapueden acumularse y permanecer en las paredes intestinalesde los humanos durante de 20 a 30 años o más, no es extraño que el cáncer de colon sea una de las enfermedades frecuente entre los humanos carnívoros y prácticamente inexistente entre los vegetarianos y los animales carnívoros. El cáncer de colon, en la mayoría de los casos, no es más que otro nombre del envenenamiento constante por carne putrefacta. Se sabe que mientras es digerida, la carne genera metabolitos esteroideos que tienen propiedaes cancerígenas (es decir, que producen cáncer). En otras palabras, incluso si se es capaz de digerir la carne debidamente o de comer carne “sana” de ganado criado al aire libre y no alimentado con cereales, se seguirá incrementando el riesgo de padecer cáncer de colon.”

A lo anterior hay que añadir un factor más que no depende de las proteínas en sí ni de nada que produzca la naturaleza sino de lo que hace el hombre “civilizado”. Me refiero a que las proteínas de las carnes además suelen contener antibióticos, hormonas, nitratos, etc. que van a parar a quienes las comen y esas sustancias dañan la salud. La mitad de la producción de antibióticos del mundo la consume el ganado. Luego quien come carne, si no es ecológica, está comiendo antibióticos y tal vea hormonas que, aunque ilegales, la prensa publica una y otra vez que los ganaderos la usan.

Sobre este tema dice Andreas Moritz en Los secretos eternos de la salud:

“Una de las sustancias químicas que se incorporan al pienso del ganado en Estados Unidos es la hormona del crecimiento dietilestrilbestrol (DES). La FDA calcula que el uso de esta sustancia supone para los productores cárnicosde Estados Unidos 500 millones de dólares al año. El DES es u potente agente cancerígeno y ha sido prohibido en 32 países, que lo han calificado de gravepeligro para la salud. Según otro informe de la FDA, los antibióticos penicilina y tetraciclina comportan por sí sólo para la industria cárnica un ahorro de 1.900 millones de dólares al año. Sin embargo, esos medicamentos pueden estar incubando organismos resistentes a los antibióticos en el organismo del consumidor.”

                   “De acuerdo con un estudio publicado en Chemical & Engieering News, tomo 85, del 9 de abril de 2007, p.34-35, Roxarsone, un aditivo basado en arsénico que se emplea en la mayoría de los piensos para pollos, podría suponer un riesgo para la salud humana. Roxarsone se utiliza para acelerar el crecimiento, matar parásitos y mejorar el color de la carne de pollo. En determinadas circunstancias, que pueden producirse en el organismo de los pollos vivos o en el terreno agráicola, este compuesto se convierte en formas más tóxicas de arsénico inorgánico. Esta forma de arsénico se ha asociado al cáncer de vesícula, de pulmón, de piel, de riñón y de colon, y una exposición débil puede provocar parálisis parcial y diabetes. Por supuesto, el arsénico es, asimismo, un veneno letal. Más del 70 % de los 9.000 millones de pollos que se producen cada año en Estados ünidos reciben Roxarsone con la alimentación.”

                   Hay publicidad insistiendo para que la gente coma pescado porque contiene ácidos grasos omega 3, como si fuera el único alimento que lo contie. Lo que la publidad no dice es que los pescados, especialmente de los peces oceánicos que son superpredadores, como el atún, el pez espada, la lubina, el lucio, etc. hoy día contienen exceso de mercurio. Respecto a los peses de piscifactorías, como el salmón, contienen policlorodifenilos, dioxinas y antibióticos.

                   Sobre este tema dice Andreas Moritz en su libro Los secretos eternos de la salud:

                   “... Las ventas han aumentado hasta un 15 % annual a medida que cada vez más personas comen pescado graso a fin de prevenir los infartos de corazón, como les han hecho creer. Sin embargo, al analizar muestras de todo el mundo (algunas tomadas en supermercados de Londres y Ediburgo), se descubrió que los niveles de 14 toxinas “organocloradas”, entre ellas PCB, dioxinas, dieldrín  toxafeno, que figuran entre las más peligrosas, eran significativamente superiores en los salmones de piscifactorías criados en Europa y Norteamérica que en los capturados en aguas abiertas. Según declaraciones de científicos estadounidenses y canadienses recogidas por la revista Science, se considera que la fuente de la mayoría de estos venenosse halla en la carne de pescado. Recientes investigaciones demuestran que las dioxinas provocan cáncer de mama.”

Desde que un animal muere, su cadáver comienza a podrirse y a los pocos días tiene color gris verdoso nada atractivo y que nadie compraría para comer carne. Para evitarlo la industria cárnica lo “resuelve” añadiendo nitratos y así conserve la carne color rojo y aspecto agradable. La cerveza, el té , el vino y el tabaco contienen aminas que se convina con los nitratos formando nitrosaminas que son cancerígenas. Por lo tanto si una persona come carne, fuma o bebe cerveza, té o vino, se expone a enfermar de cáncer.

Además hay que añadir los escapes de elementos radiactivos procedentes de las centrales nucleares, tema del que poco se habla, y las nefastas consecuencias del loco sistema agrícola predominante actualmente en el mundo basado en el uso de abonos químicos y en pesticidas. Las plantas absorben los elementos radiactivos y los pesticidas, además de metales tóxicos, como el mercurio, el cadmio y el plomo, procedentes de la contaminación. Luego los herbívoros comen las plantas contaminadas y los carnívoros comen a su vez a estos herbívoros. Esto es lo que se llama “cadena alimenticia” y los análisis han mostrado que la concentración de los contaminantes aumenta al abanzar en esta cadena. O sea, que es pequeña en las plantas, intermedia en los herbívoros y máxima en los carnívoros. La concentración de pesticidas en las carnes suele ser de unas 14 veces mayor que en los vegetales. Luego el hombre que se alimenta solo de vegetales contaminados consume menos elementos radiactivos, menos pesticidas, menos mercurio, etc. que los hombres que se alimentan de carne, pescado, leche, lácteos, huevos, etc. Hoy día es arriesgado comer atún debido a la gran cantidad de mercurio que suele tener.

4) Existe el riesgo de algún descuido que origine una intoxicación alimentaria y la prensa informa de estos casos que se repiten una y otra vez, originando incluso muertes. Sobre este tema dice Andreas Moritz en su libro Los secretos eternos de la salud dice:

“Mas de la mitad de los estadounidenses, en su mayoría niños, han enfermado debido a la presencia de bacterias fecales mutantes (E. coli) en la carne. Estos gérmenes son la causa principal de la insuficiencia renal infantil de Estados Unidos. Este hecho por sí solo debería hacer que cualquier padre responsible impidiera que sus hijos comienran productos cárnicos.”

y Andreas Moritz explica esta intoxicación porque la acidez del estómago humano es menor que la de los carnívoros:

“... En la raíz del problema se haya la incapacidad del ser humano para descomponer debidamente la proteína de la carne en aminoácidos. Trozos de carne sin digerir penetran en el tracto intestinal, arrastrando consigo a los parásitos. La mayoría de estos último, también denominados duelas o tremátodos intestinales, resisten tanto el calor aplicado durante la cocción como los ácidos del estómago humano. Los animales carnívoros, por otro lado, acaban con estos parásitos al instante mientras la carne pasa por su estómago. Esto se debe a que su estómago produce veinte veces más ácido clorhídrico que el nuestro. Esta enorme cantidad de ácido ayuda al animal a descomponer las proteínas de la carne en sus componentes esenciales. Si un hombre joven y sano come un pedazo de carne, tal vez podrá digerir un 25 % del mismo. En cambio, los animales carnívoros son capaces de digerir casi la totalidad de la pieza, incluidos los huesos y el tejid fibroso. Los parásitos y microorganismos no sobreviven a este “ataque” ácido.”

Y la Sociedad Vegetariana Británica publicó:

“En 1990 se registraron más de 58.000 casos de intoxicaciones alimentarias, y se estima que la incidencia actual es diez veces mayor. Carne, huevos y productos lácteos son las fuentes principales de estas intoxicaciones. El profesor Richard Lacey de la Universidad de Leeds, ha declarado que "más del 95% de las intoxicaciones alimentarias se derivan de productos cárnicos y avícolas.”

Luego comiendo las llamas “proteínas de buena calidad” es mucho más probable sufrir una intoxicación alimentaria que comiendo las “proteínas de mala calidad”, luego vemos que irónicamente la “buena calidad” va acompañada del riesgo.

5) Las proteínas vegetales están “acompañadas” de fitoquímicos, de fibra y de enzimas (si se trata de alimentos crudos), sustancias beneficiosas para la salud, mientras que las proteínas animales carecen de estas sustancias.

6)  Se habla de las proteínas como si todas ellas fueran buenas, pues no es así, también existen proteínas malas de las que apenas se habla, y que por supuesto causa enfermedades. Estas proteínas malas se encuentran en la leche y en los lácteos. Esto podrá resultar sorprendente. ¿Cómo es posible que la leche, que es un alimento que da la naturaleza contenga proteínas malas? La leche de vaca es el alimento natural para los terneros que crecen rápidamente y para ellos todas las proteínas que contiene la leche de vaca son buenas. En cambio el hombre, que ya terminó su crecimiento, que además fue lento, toma durante toda su vida un alimento que la naturaleza da a los terneros y no a los seres humanos y que produce crecimiento rápido, y esto no es ni normal ni natural.

Una de las proteínas malas que se encuentra en la leche de vaca es la albúmina del suero bovino y según publicó la revista Diabetología (1982, 27:257-64), investigadores de Canadá y de Finlandia observaron en 142 niños diabéticos que tenían grandes cantidades de anticuerpos de un fragmento de la albúmina del suero bovino, mientras que los niños no diabéticos o no tenían ese anticuerpo o lo tenían en menor cantidad, al parecer esta sustancia de la leche destruye las células beta de los islotes de Langerhans que se encuentran en el páncreas, como estas células producen insulina, la cual controla la concentración de azúcar en la sangre, ésta aumenta y se produce la diabetes tipo I que la Medicina Alópata trata con suministro de insulina por vía bocal o intravenosa. Por otra parte el Dr. Héctor E. Solórzano del Río, Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, también sostiene que la leche produce este tipo de diabetes.

Otra proteína que origina enfermedades en el hombre es la caseína. Esta proteína y otra, llamada lactoalbúmina, se encuentran en las leches en proporciones variables según los mamíferos. En la leche de mujer es de un 40 % de la primera y un 60 % de la segunda y en la vaca es de 82 % de caseína y 18 % de lactoalmúnina. La caseína es una sustancia extremadamente pegajosa y por esto la contiene la cola de carpintero y es de difícil digestión para el hombre, especialmente adulto ya que con la edad disminuye la producción de renina gástrica que es la encima que descompone las moléculas de caseína en otras más pequeñas. Por lo tanto el hombre que toma leche de vaca o lácteos la caseína que esos alimentos contienen llega al intestino delgado sin metabolizar y dado que es pegajosa se adhiere a los folículos linfáticos de la pared intestinal e impide la absorción de nutrientes. Además, el sistema inmunitario detecta la caseína y la gammaglobulina bovina (otra proteína de la leche de vaca) como sustancias extrañas y por esto fabrica anticuerpos (que son sustancias producidas por el organismo que se opone a la acción de sustancias extrañas) para combatirlas pero si el sistema inmunitario está débil y no puede fabricarlas y si el intestino es permeable, esas proteínas pasan a la sangre y origina enfermedades relacionadas con la autoinmunidad como la artritis reumatoides y el lupus.

Hablar sobre las proteínas de la leche y de los lácteos es un tema muy extenso y sólo añadiré estas palabras del Dr. Horacio Néstor Frattini:

“Las proteínas de la leche de vaca (no importa que sea descremada), la caseína, la lactoalbúmina y la gammaglobulina vacuna, son causa reconocida de alergias y de mucosidades nasales, bronquiales, sinusíticas, etc.”

7) Tanto las proteínas vegetales como animales dan como resultado aminoácidos y podrá argumentarse que un aminoácido esencial, por el ejemplo el triptófano, no podrá distinguirse si procede de un animal o de un vegetal, ya que su análisis químico no podrá distinguir de donde procede. Sin embargo, existen análisis, no muy bien vistos por la comunidad científica, que podríamos llamar “sutiles”. Uno de ellos son las cristalizaciones sensibles, propuesto por Rudolf Steiner y desarrollado por Ehrenfried Pfeiffer. Otro, mucho más reciente, fue creado por el fotógrafo japonés Maseru Emoto, y que muestra que el agua tiene memoria. No sé si ha fotografiado proteínas vegetales y animales. Esto lo digo porque se me ocurre la siguiente pregunta: ¿llegará algún día en que algún análisis muestre que la carne que come la gente está impregnada del sufrimiento y miedo ante la muerte de los animales de las que procede esa carne y que esto ensucia el cuerpo emocional del hombre?

Otra cosa que se ha dicho es que deben elegirse los alimentos vegetales de tal forma que al comerlos en una misma comida contengan los 9 aminoácidos esenciales, pues si carecen de alguno de ellos, aparece deficiencia del aminoácido que escasea. No sé si las vacas, las cabras, las ovejas y demás herbívoros tienen en cuenta esa norma y aún no conozco a nadie en los países desarrollados que tenga deficiencia de algún aminoácido, luego esta es otra falacia más sobre las proteínas.

Volviendo al principio: ¿las proteínas animales son de superior calidad que las vegetales? Depende del criterio que se aplique. Si se considera que sean completas, por supuesto que si, aunque ello no suponga ninguna ventaja. Y si se considera mejor las que son más fáciles de descomponer en aminoácidos, contienen cantidad moderada de metionina, “acompañamiento” de fibra, de fitoquímicos y de enzimas y ausencia o menor cantidad de urea, amoníaco, ácido úrico, cadaverina, tomaína, nitratos, hormonas, dioxinas, arsénico, mercurio, dieldrín, toxafeno, etc. las proteínas vegetales son de mejor calidad, y todos estos factores si que tienen importancia para nuestra salud. La menor cantidad de proteínas que consumen los vegetarianos comparados con los hombres carnívoros junto a las ventajas de la proteínas vegetales respecto a las animales, según acabo de exponer, explica que la Asociación Médica Americana en su revista Journal of the American Medical Association publicara que la dieta vegetariana puede prevenir el 97 % de todas las oclusiones coronarias.

Las proteínas animales son mejores para los carnívoros y las proteínas vegetales son mejores para el hombre. Cada animal, incluyendo al hombre, está adaptado para una dieta, y así, por ejemplo, los carnívoros tienen el tubo digestivo muy corto (unas 4 ó 5 veces más largo que el tamaño del animal medido desde la boca al ano, mientras que en el hombre esta proporción es de 12 veces). Además los carnívoros tienen la enzima uricasa que descompone rápidamente el ácido úrico en una sustancia inofensiva, la alantoína, la cual la elimina sin problema. Sin embargo, el ser humano no posee esta enzima.

Luego la carne es alimento adecuado para los carnívoros y para los omnívoros, pero por los argumentos expuestos y por las investigaciones científicas, no es un alimento adecuado para el hombre y hablar de calidad de las proteínas, por los motivos expuestos, es una falacia y además, ¿no resulta sorprendente que  las “proteínas de buena calidad” vuelva locas a las vacas?

 

PREGUNTA: ¿Es cierto que todos los médicos están de acuerdo de que el hombre debe comer carne?

RESPUESTA: El Dr. Neal Barnard es vegano, autor de varios libros y en 1985 fundó el Comité de Médicos para la Medicina Responsable y al que pertenecen más de tres mil médicos.

El Dr. Frank Oski, director de pediatría de la Universidad John Hopkins, se opone al consumo de la leche de vaca y es autor del libro No bebas su leche.

A lo anterior añado que las revistas científicas más prestigiosas también muestran las ventajas del vegetarianismo. Como ejemplo, el Journal of the American Medical Association publicó en 1961 que “una dieta vegetariana puede prevenir entre el 90 y 97% de las enfermedades al corazón.”

Las revistas científicas Journal of the American Dietetic Association y Canadian Journal of Dietetic Practice and Research, publicaron en 2003:

“La posición de la Asociación Norteamericana de Dietética y la Asociación de Dietistas de Canadá es que las dietas vegetarianas correctamente planificadas son saludables, adecuadas nutricionalmente y proporcionan beneficios sanitarios en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades. (...). Una dieta vegetariana, incluida una dieta vegana, puede satisfacer las recomendaciones actuales de todos estos nutrientes. (...) Las dietas veganas bien planificadas y otros tipos de dietas vegetarianas son adecuadas para todas las etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia, la niñez y la adolescencia. Las dietas vegetarianas ofrecen diversos beneficios nutricionales, incluidos niveles más bajos de grasa saturada, colesterol y proteína animal, así como niveles más altos de carbohidratos, fibra, magnesio, potasio, folato, antioxidantes como las vitaminas C y E y fitoquímicos. Se ha comunicado que los vegetarianos presentan índices de masa corporal más bajos que los no vegetarianos, así como menores tasas de mortalidad por cardiopatía isquémica, concentraciones sanguíneas de colesterol más bajas, cifras más bajas de tensión arterial y tasas más bajas de hipertensión, diabetes tipo 2 y cáncer de colon y próstata. (...) Los profesionales de la dietética tienen la obligación de respaldar y animar a aquéllas personas que expresan interés en seguir una dieta vegetariana.”

 

EPÍLOGO: Como conclusión expongo que no debemos preocuparnos porque nuestra dieta sea deficiente en proteínas sino de lo contrario, o sea, de que nuestra dieta contenga demasiadas proteínas ya que ello suponen exceso de nitrógeno que es difícil de eliminar el que sobra y que da lugar, según expuse, a las graves enfermedades de las que hoy día muere la mayoría de la población de los países desarrollados.

En nuestra sociedad los teatros, los museos de arte y de ciencias, las bibliotecas, etc. son muestras de civilización y por el contrario las dictaduras, la esclavitud, la segregación racial, la destrucción de la naturaleza, el derroche, los mataderos, la caza, los experimentos con animales, la pesca, los espectáculos y las fiestas donde se tortura a animales y todo lo que suponga causar sufrimiento y explotación, tanto a seres humanos como a animales, es propio de bárbaros, y por lo tanto incompatible con la civilización y nada bueno puede esperarse de ello y en este escrito he mostrado uno de los daños que produce la dieta mayoritaria en los países desarrollados que está basada en el consumo de mucha carne, lo cual origina para los animales esclavitud, sufrimiento y muerte y para los hombres enfermedades, sufrimiento y muerte. Por lo tanto, si queremos estar sanos y ser felices, seamos civilizados.

 

Luis  Vallejo  Rodríguez

 

pasiflora91@yahoo.es

 

PÁGINA  WEB:

 

www.ivu.org: Es la página de la Unión Internacional Vegetariana y a la que están asociadas muchas asociaciones vegetarianas y veganas del mundo, con conexiones a sus páginas web. Cada dos años celebra congresos.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

SOBRE  VEGETARIANISMO:

Abelow, BJ. y otros. (1992) Cross-cultural association between dietary animal protein and hip-fracture. Calcified Tissue International v.50 p.14-18.

Appleby, P. y otros. (1995) Emercy appendicectomy and meat consumption in the UK BMJ v.49 p.594-596

Appleby. P. y otros. (1998) Low body mass index in non-meat eaters: the possible roles of animal fat, dietary fibre and alcohol. Int Jnl Obesity v22 p.454-460

Armstrong, B. (1977) Blood pressure in Seventh Day Adventist vegetarians. Am Jnl Epidemiology v.105 p.444-9

British Medical Association (1986). Diet, nutrition and health. BMA, London.

Burr, M. & Butland, B. (1988) Heart disease in British vegetarians. Am Jnl Clinical Nutrition v.48 p.830-2.

Claude-Chang, J. y otros. (1992) Mortality pattern of German vegetarians after 11 years of follow-up. Epidemiology v.3 (5) p.395-401.

Cummings, J. & Bingham, S. (1998) Diet and the Prevention of Cancer BMJ v.317 p.1636-1640.

D'Amico, G. y otros. (1992) Effect of vegetarian soy diet on hyperlipidaemia in nephrotic syndrome. The Lancet v.339 p.1131-34.

Dickerson, J. & Davies, J. (1986) Consequences for health of a vegetarian diet. Postdoctoral thesis, University of Surrey.

Doll, R. (1990) Symposium on diet and cancer. Proc of the Nutrition Society v.49 p.119-31.

Dwyer, JT. (1988) Health aspects of vegetarian diets. Am Jnl Clinical Nutrition v.48 p.712-38.

Fraser, G. y otros. (1991) Diet and lung cancer in Seventh Day Adventists. Am Jnl Epidemiology v.133 p.683-93.

Gear, JS. y otros. (1979) Symptomless diverticular disease and intake of dietary fibre. The Lancet v.1 p.511-14.

Hall, RH. (1992) A new threat to public health: organochlorines and food. Nutrition & Health v.8 p.33-43.

Johansson, G. y otros. (1990) Shift from a mixed diet to a lactovegetarian diet: influence on some cancer-associated intestinal bacterial enzyme activities. Nutrition & Cancer v.14 p.239-46.

Key, TJ. y otros. (1998) Mortality in vegetarians and non-vegetarians: a collaborative analysis of 8,300 deaths among 76,000 men and women in five prospective studies. Public Health Nutrition.

Key, TJ. y otros. (1999) Health Benefits of a vegetarian diet. Proceedings of the Nutrition Society v.58 p.271-5.

Kjeldsen-Kragh, J. y otros. (1991) Controlled trial of fasting and one-year vegetarian diet in rheumatoid arthritis. The Lancet v.338 p.899-902.

Margetts, BM. y otros. (1986) Vegetarian diet in mild hypertension: a randomised controlled trial. BMJ v.293 p.1468-71.

Marsh, AG. y otros. (1988) Vegetarian lifestyle and bone mineral density. Am Jnl Clinical Nutrition v.48 (3) p.837-41.

Martin, MJ. y otros. (1986) Serum cholesterol, blood pressure and mortality: implications from a cohort study of 361,662 men. The Lancet p.933-6.

Millet, P. y otros. (1989) Nutrient intake and vitamin status of healthy French vegetarians and non-vegetarians. Am Jnl Clinical Nutrition v.50 p.718-27.

Mills, PK. y otros. (1988) Dietary habits and past medical history as related to fatal pancreas cancer risk among Adventist men. Cancer v.61 (12). p.2578-85.

Mills, PK. y otros. (1989) Cohort study of diet, lifestyle and prostate cancer in Adventist men. Cancer v.64 (3) p.598-604.

Ornish, D. y otros. (1990) Can lifestyle changes reverse coronary heart disease? The Lancet v.336 p.129-33.

Peacock, M. y otros. (1969) Hypercalcuria of renal stone disease. Proc of Renal Stone Research Symposium, Livingston, London.

Phillips, RL. y otros. (1985) Role of lifestyle and dietary habits in risk of cancer amongst Seventh Day Adventists. Cancer Research v.35 (Supplement) p.3513-22.

Phillips, RL. y otros. (1980) Mortality among California Seventh Day Adventists for selected cancer sites. Jnl National Cancer Institute v.65 p.1097-107.

Pixley, F. y otros. (1985) Effect of vegetarianism on development of gall stones in women. BMJ v.291 p.11-12.

Rao, PN. y otros. (1989) Epidemiology of oesophageal cancer. Seminars in Surgery & Oncology v.5 (5) p.351-4.

Sabate, J. y otros. (1992) Lower height of lacto-ovo vegetarian girls at pre-adolescence: an indicator of physical maturation delay. Jnl Am Dietetic Association v.92 (10) p.1263-64.

Sacks, FM. y otros. (1974) Blood pressure in vegetarians. Am Jnl Epidemiology v.100 p.390-8.

Singh, P. & Fraser, G. (1998) Dietary Risk Factors for Colon Cancer ina Low-risk Population. American Journal of Epidemiology v.148 (8) p761-774.

Slattery, M. y otros. (1991) Meat consumption and its associations with other diet and health factors in young adults: the CARDIA study. Am Jnl Clinical Nutrition v.54 p.930-35.

Snowdon, D. (1985) Does a vegetarian diet reduce the occurrence of diabetes? Am Jnl Public Health v.75 p.507-12.

Snowdon, D. (1988) Animal product consumption and mortality because of all causes combined, coronary heart disease, stroke, diabetes, and cancer in Seventh Day Adventist. Am Jnl Clinical Nutrition v.48 p.739-48.

Taber, LA. & Cook, RA. (1980) Dietary and anthropometric assessment of adult omnivores, fish-eaters and lacto-ovo-vegetarians. Jnl Am Dietetic Association v.76 p.21-29.

Thorogood, M. y otros. (1994) Risk from death from cancer and ischaemic heart disease in meat and non meat-eaters. BMJ v.308 p.1667-1671.

Thorogood, M. y otros. (1987) Plasma lipids and lipoprotein cholesterol in people with different diets in Britain. BMJ v.295 p.351-3.

Thorogood, M. y otros. (1990) Dietary intake and plasma lipid levels: lessons from a study of the diet of health conscious groups. BMJ v.300 p.1297-1301.

Turjiman, N. y otros. (1984) Diet, nutrition and metabolism in populations at high and low risk for colon cancer: metabolism of bile acids. Am Jnl Clinical Nutrition v.4 p.937-41.

Willett, WC. y otros. (1990) Relation of meat, fat and fibre intake to the risk of colon cancer in a prospective study among women. New England Jnl of Medicine v.323 p.1664-72.

World Health Organisation (1990). Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. WHO, Geneva.

 

BIBLIOGRAFÍA  SOBRE  HOMOCISTEÍNA:

 

Temple ME, Luzier AB, Kazierad DJ. Homocysteine as a risk factor for atherosclerosis. Ann Pharmacother 2000;34:57-65.

 

Yoo JH, Chung CS, Kang SS. Relation of plasma homocysteine to cerebral infarction and cerebral atherosclerosis. Stroke 1998;29:2478-83

 

Stephen P. McIlroy et al (et altere). Moderately elevated plasma homocysteine, methylene- tetrahydrofolate reductase genotype, and risk for stroke, vascular dementia, and Alzheimer disease in Northern Ireland. Stroke 2002;33:2351-2356