Bases y objetivos de esta terapia Consulta Articulos Fotos Formación y curriculum

El proceso terapéutico permite comprender y
reparar el dolor vivido, recuperando nuestra capacidad
para el placer y la alegría.

SILVINA GIMPELEWICZ

PSICOTERAPEUTA

CONSULTA CON CITA PREVIA

Visitas en Castelldefels y Barcelona

Teléfonos

93 664 30 97 – 676 05 82 80

consulta por e-mail

 

 

 

 

 

 

 

Reich y los orígenes de la psicoterapia corporal

Wilhem Reich (1897-1957),

psicoanalista y médicoalemán, definió el carácter como «historia congelada» donde un conflicto básico experimentado por una persona en una etapa de su vida, dejaba una marca bajo la forma de una rigidez defensiva, de actitud, comportamiento y expresión. Si esa rigidez pudiera ser interpretada y disuelta, la emoción congelada podría fluir de nuevo.Reich identifica la sensación de placer con el movimiento de energía dirigido hacia la periferia, pues disminuye la presión interna y facilita la descarga en el mundo exterior.En cambio, cuando éste se orienta hacia el interior, produce diversos síntomas de malestar e insatisfacción.

El bienestar de una persona depende de la distribución
equilibrada de la energía, poderosamente influida por las emociones.

Reich introdujo el término de «coraza muscular» basándose en observaciones clínicas de lo que revelaban sus pacientes: inhibición de la expresión, de la angustia, del placer y de cualquier otra forma de emoción. Todos estos síntomas estaban regularmente asociados a un disturbio de la musculatura. Una serie de circunstancias que generan un estado emocional de miedo, rabia o tristeza puede producir un estado de tensión corporal que si se refuerza con nuevas experiencias, se transforma en crónico, incapaz de relajarse por sí mismo. En estas circunstancias poco favorables, el individuo afronta cualquier situación de la vida, lo que le impedirá acercarse libremente al mundo, inhibiendo incluso estímulos placenteros. Mediante un proceso terapéutico, a medida que sus pacientes iban renunciando cada vez más a su coraza y su respiración se tornaba más libre, la capacidad de entregarse a movimientos espontáneos aumentaba y se establecía la autorregulación natural del organismo y sus procesos rítmicos (cardíacos, perceptivos, metabólicos, etc.).

La memoria de lo vivido queda grabada en el organismo de todo ser viviente. El cuerpo, contradicho en sus expresiones de amor frustradas desde la niñez, tenderá a la retracción y necesariamente perderá capacidad expresiva y potencia energética. Por ejemplo, si a un niño no se le permite liberar tensiones de estrés mediante el llanto, cada vez que experimente un estímulo similar, se pondrá en funcionamiento la misma dinámica ya establecida. De la misma manera, si a aquellos a quienes durante años han encapsulado sus sentimientos de (digamos) rabia les pedimos que se relajen, no pueden hacerlo; tienen que atrincherarse para contener su ira. En esta terapia psicocorporal se ayuda a los pacientes a experimentar su rabia, su tristeza, su ansiedad y sus anhelos subyacentes y a expresar estos sentimientos del modo más completo posible. Sólo después de que el cuerpo haya liberado sus impulsos bloqueados, la persona comenzará a recuperar una verdadera capacidad para la alegría y un funcionamiento vital rítmico y agradable.inicio